Quince de Febrero.

Muchos hablan de ese catorce, del día del amor y de sus regalos comerciales. Pocos recuerdan que tras el catorce, siempre viene el quince, recordándonos lo que es el verdadero amor, lo que es luchar con fuerzas hasta el final. El QUINCE DE FEBRERO, es el día de todos y cada uno de esos pequeños héroes que lucharon y luchan contra el cáncer. Es el día internacional del amor incondicional, de la fuerza en frascos pequeños, de la valentía que muchos pequeños guardan en su corazón. Recordar a los que perdieron, a los que se fueron. Recordar a aquellos que lucharon y vencieron, a los que cada día se levantan y enfrentan su batalla, tratando de ganar a la enfermedad. Es el día de todos, de la familia, de amigos, de esos pequeños héroes que no son pequeños, son más grandes que muchos. Que nunca puedes comprender un dolor si no lo sientes de cerca, pero empatía, amor, eso es el quince de febrero. 
Hoy, es el día de felicitar a todos esos héroes, tanto los que perdieron, los que ganaron, como los que todavía siguen la lucha. Todos y cada uno de ellos, llevan un héroe en su interior.