Tú.

El corazón se me sale del pecho. Lo único que quiero es que lo entiendas, pero es tan difícil expresarlo con palabras... Te quiero, pero es más que eso. Yo no quiero perderte, eres lo más importante que tengo. ¿Cómo hacerte entender? ¿Qué tengo que hacer para que lo puedas ver? Eres tú, esa persona especial que hace latir mi corazón, ese eres tú. Contigo me siento bien. Tus buenos días me hacen creer que realmente será un buen día, a pesar de que todo diga lo contrario. Cada uno de tus mensajes es una sonrisa. Tú me haces feliz. Me haces olvidar el resto del mundo, eres un analgésico que alivia todo el dolor. Eres como la píldora de la felicidad. Eres lo mejor que tengo, eres el mejor. ¿Sabes? Con un solo abrazo podrías tenerme para siempre. 

Eres fuerte.

No puedes luchar contra el mundo, no puedes rendirte sin antes no haberlo intentado. No puedes darte por vencida sin antes no haber ganado. No es solo por ti, es también por mí. Eres fuerte, no te dejes caer, no pienses en lo malo sin antes saber si puedes o no vencer. ¿El futuro? ¿Qué más da? Disfruta del ahora, de la gente que te quiere, olvida lo malo, olvida los problemas. Sé tú, sonríe, sé fuerte como tú eres y, no, nunca te rindas. ¿Sabes? Todos hemos sufrido muchas cosas, algunos más que otros y, no me juzgues, te entiendo. Yo también caí en lo mismo, lo intenté de muchas maneras, lo pienso a cada instante, pero debemos aprender a dejar esos pensamientos a parte. Rodéate de quienes te quieren, di siempre lo que sientes, no hagas nada que no quieras hacer, no tomes decisiones importantes cuando te sientas mal y, sobretodo, vive la vida, sé feliz. Algún día se terminará, como a todos, pero disfruta, disfruta hasta el final. 
¿Sabes? Quizás no te conozca desde siempre, quizás no soy la más adecuada para hablar, pero ¿sabes? Me importas, te entiendo, y no dejaré que nadie pase por lo que yo pasé. No quiero verte así, así que sonríe porque te lo mereces. Eres especial y nada podrá detenerte. Sonríe cuando quieras hacerlo, como siempre lo has hecho. Sé feliz, porque te lo mereces. 

'Y ahora me dices qué quieres volver...'

Y ahora quieres volver...
Cuándo por fin te había olvidado, ahora que había dado por sentado que nuestra historia ya no se repetiría... me dices que quieres volver, que me echas de menos. ¿Sabes el daño que me haces? Deberías haberlo pensado antes. Tantos recuerdos olvidados que vuelven a apresar mi corazón. Tú eres como una difícil ecuación, imposible de descifrar. No quiero volver a jugar a un juego en el que ya he perdido antes de comenzar. Dime... ¿como puedo saber que no me volverías a fallar?
Lo siento, o quizás no. Pero adiós, que te vaya bien.