Una razón para creer.

A veces me siento tan perdida, tan cansada que no puedo ni fingir que estoy bien. Todos dicen que me veo mejor, que me ven más alegre, pero cada día estoy más rota, es solo que he aprendido a ser mejor actriz. No sé que hacer, me siento tan mal en estos momentos, odiándome tanto. Sonrío cuando quiero llorar, lloro en silencio cada noche, sin que nada pueda hacerme sentir mejor. Dicen que es lo normal, que ahora estoy bien, pero no saben lo duro que es, no saben lo mal que me siento. A veces desearía desaparecer tan solo para no sentir este dolor. No es fácil. A veces me faltan razones para creer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario