Cuando me dices, 'sonríe', es imposible no hacerlo.

Imposible no sonreír si eres tú. Imposible no sentirse mejor cuando me hablas. Nunca se habían preocupado por mí de esa forma, jamás me habían echo sentir tan querida. Pero, siempre hay un pero y, tengo miedo de confundir tu cariño con algo más porque sé, que no es nada más. Una amistad, una amistad que respeto por encima de todo. Pero, ¿cómo evitar sentirme mal cuando tratas a otras del mismo modo? ¿Cómo evitar sonreír a la pantalla cada vez que me hablas? ¿Y los nervios? La distancia. Todo dice no, mi cabeza dice no, el mundo entero grita no pero, mi corazón estúpido, aún cree que algo puede cambiar. Pero yo sé, que no cambiará. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario