No lo dejaré ir.

Me muero si no te tengo cerca, siento que me falta algo, no sé. Desde que te conocí siento que no puedo vivir sin ti. Y si ahora te fueses, me quedaría sola con la nada. Y estos días sin saber de ti, me desgarran el alma. 'Te necesito' es algo que me gustaría gritar ahora mismo. Tal vez sea demasiado pronto para decirlo pero, Te quiero. Y todo lo que necesito ahora mismo es tenerte aquí, quiero guardar este momento para siempre y tú sabes que este amor no quiero dejarlo ir. Estas palabras son mi alma. Te quiero aquí.

Una pequeña cosa llamada amistad.

Gracias por todo, Lara. Eres sencillamente, la mejor. 
Por esos amigos de siempre, los de verdad, los de toda la vida. Porque sin ellos nada sería lo mismo, porque sin ellos no seríamos como somos ahora. Por ellos, que han estado ahí desde siempre, en lo bueno y en lo malo. Que han crecido a tu lado, que han estado contigo en todo, en los cambios, en las malas experiencias, en tus primeros amores, en tus desamores, en tus estupideces y tonterías. Esos amigos, esos son los de verdad. Los de "para toda una vida" que se hacen infinitos. Amistad de verdad. Por ellos, por ellas, por los de verdad. A ellos tenemos que darles las gracias, sin ellos, no seríamos nosotros. Forman una gran parte de nuestra persona. Gracias, gracias a ella por ser mi mejor amiga, mi hermana.

Me encontré en ti.

Y cuando nos despedimos, se me acaba el aire. A veces pienso, que sentir lo que siento no puede ser normal pero, aquí estamos. Los dos. Y yo, no puedo evitar mirarte a los ojos y sonreír como una de esas estúpidas enamoradas de las que hasta ahora, siempre me había mofado. Y tú, tú... no hay palabras suficientes para describirte. Siempre creí que amar era atarse a alguien, cortar la libertad pero, mi libertad llegó contigo. Mi felicidad llegó contigo. Me encontré.

"Un beso amargo con sabor a licor"

Un amor que corta y sana. Es algo que duele cuando tú no estás, cuando no me hablas. Un flechazo, un amor. Algo nuevo que me cambia. No sé como explicarlo. Nunca había sentido algo tan electrizante. Besos así de perfectos. Sus labios, mis labios. "La fusión perfecta", quizás. Solo sé que me dejé llevar y la vida me sonrió como nunca lo había echo jamás.

Cuando me dices, 'sonríe', es imposible no hacerlo.

Imposible no sonreír si eres tú. Imposible no sentirse mejor cuando me hablas. Nunca se habían preocupado por mí de esa forma, jamás me habían echo sentir tan querida. Pero, siempre hay un pero y, tengo miedo de confundir tu cariño con algo más porque sé, que no es nada más. Una amistad, una amistad que respeto por encima de todo. Pero, ¿cómo evitar sentirme mal cuando tratas a otras del mismo modo? ¿Cómo evitar sonreír a la pantalla cada vez que me hablas? ¿Y los nervios? La distancia. Todo dice no, mi cabeza dice no, el mundo entero grita no pero, mi corazón estúpido, aún cree que algo puede cambiar. Pero yo sé, que no cambiará.