Como tú.

Nunca cambies por nadie y, si lo haces, que sea solo por ti. No dejes que nadie te haga sentir menos importante. No dejes que nadie te haga sentir que eres menos que nadie. Sé como eres, tú mismo, sin importar lo que digan o piensen de ti. Ten en cuenta que ni siquiera Dios a logrado caerle bien a todo el mundo. Las críticas siempre estarás en todos lados. Solo tú tienes el poder de decidir lo que es importante y lo que no. Recuerda que tú eres tú y siempre serás así. Qué los disfraces y las máscaras al final, solo acaban desapareciendo. El exterior puede cambiar pero la esencia de las personas, lo que somos en realidad, es lo que perdura en tiempo, es lo único verdaderamente eterno. 

Nunca estarás sola.

Si sientes que estás decaída, si sientes que no puedes más, que todo esto te supera. Sonríe. No digas que no puedes hacerlo sin intentarlo. Qué la vida no te quite tu felicidad. Que los malos momentos no arruinen tus sueños. Que nadie apague tu luz. Sé fuerte, lucha y ante todo sé feliz. Porque hay muchas personas a las que les importas realmente, porque aunque te sientas sola la mayor parte del tiempo, siempre habrá alguien que se preocupe por ti. Siempre habrá alguien a quien le importes, alguien que te necesite, alguien que te aprecie. Nunca estarás realmente sola. Porque incluso las personas más solitarias, las personas más frías, o las personas más depresivas, si sonríen, pueden cambiar su vida. Solo sonríe y sé feliz. Porque nunca estarás sola. Siempre me tendrás aquí.

Melancolía.

Como las notas tristes de un viejo piano. Como las partituras de una vieja canción perdida entre el polvo. La melodía de una canción que nos hace viajar al pasado, que nos trae recuerdos. Melancolía. Cada nota, cada sonido, un recuerdo vagamente perdido. Es aquella vieja canción que aún suena en mis recuerdos cuando pienso en ti. Ese sentimiento de añoranza que oprime mi corazón con cada nota. Y la canción se quebró. Las teclas dejaron de sonar porque el peso del universo las hizo romper, se fueron, todo se apagó. La melancolía lo inundó.

Un infinito se quedaría corto.

Y cuando parece que ya nada tiene sentido, llegas y lo cambias todo. Es increíble como una persona puede llegar a convertirse en tu todo en tan poco tiempo. Como si nos conociésemos desde siempre, como si el destino se empeñase en ponernos a prueba, como si estuviésemos destinados a encontrarnos. Esa facilidad que tienes para sacarme sonrisas, para hacerme sentir especial. Esa forma que tienes de hacerme sentir bien, de alejar todos los complejos y traerme la calma. Contigo puedo ser yo misma. Me haces feliz, me haces real. Eres tú, no sé como explicarlo, pero eres tú. Tienes ese algo especial que me cautiva. Desde el mismo instante en que te conocí supe que eras tú. Porque no puede ser nadie más. Un infinito se te quedaría corto. Eres tú,  tu forma única de ser. Porque nadie se te puede comparar. Eres todo lo que un día soñé. Eres tú.